Querida Estupenda


Muchas veces veces habrás contemplado el mar en calma y te habrá parecido una experiencia maravillosa.

Pero a veces la condición de los vientos hace que el mar esté revuelto y veamos unas olas espectaculares.

Ver esas olas de lejos también es una bonita experiencia, pero si estuviéramos en ellas sería un riesgo incluso para nuestras vidas.

En nuestro día a día pasa algo parecido a este ejemplo del mar y las olas.

Podemos encontrarnos en la quietud del mar…..tranquilas, calmadas, en paz, en plenitud, observando, siendo….

Pero actualmente también hay muchos momentos donde somos las olas……estrés, enfado, ansiedad, preocupación, pena, tristeza, incertidumbre, miedo…

Recuerda algo siempre…..tú eres el mar, no las olas.

El «trabajo» que te propongo es para que cada vez más estés ahí….siendo el mar, siendo tú.

Desde ahí te será mucho más fácil sanar, adelgazar, ser feliz, ser…

Al final es lo quieres ¿Verdad?

Es todos los días, es para siempre ❤️